Luthier’s soul(英文&原文)
  • 首页 > 木吉他
  • 作者:Vind
  • 2016年10月8日 10:43 星期六
  • 浏览:386 次
  • 字号:    
  • 评论:0 条
  • 字数:9078 个
  • 显示:宽屏   关灯
  • 编辑
  • 时间:2016-10-8 10:43   浏览:386   评论:0

    本文中文翻译版:制作家的灵魂(http://vind.cc/Guitars/28.html)

    英文翻译版:Luthier’s soul

    Hands are Luthier’s most prized tool. Not only because they shape wooden blocks into a new guitar, but because hands are our best tool to listen to wood.

    When I choose the pieces for a new guitar, I do numerous tests and assessments using my hands. I hold each piece to feel the weight; push them to test stiffness; stroke them to hear their voice with my fingertips; knock on them to discover what is hidden in their veins. This is why, if I want to know exactly what each piece of wood can give me, I need to work calmly, taking the time to feel every grain of the soundboard, discovering the best way to make a cut, or to strike with a tool.

    The craftsman loves to do a good job for the simple pleasure of a job well done. When the craftsman does not need the acknowledgment of others, he feels free to work with all his soul, attentive to every movement he makes, and this is what will ultimately make him capable of imbuing heart into whatever he does. When it comes to guitars, there is nothing worse than a guitar without a soul. And it is impossible to create a soul if the craftsman does not lovingly work every single piece. Even those pieces that nobody will ever see. Yet he knows they are there.

    But not all guitar makers think the same. Some prioritise financial gain over and above product quality. Since the Industrial Revolution the common denominator of all businesses boils down to: more production plus lower costs equals more competitive products, and so, the more you sell, the better you are. This pressure on production erased any peculiarity of individual craftsmen, rendering them mere tools, part of a production line, working to reproduce identical objects. Bear in mind that a guitar maker makes an average of ten instruments per year, that is, high class instruments. The way to increase this production level is to enrol more people into your workshop, or to order prefabricated pieces from other workshops. Or even by commissioning the entire guitar construction abroad. But when that happens, the craftsman has lost all sense of being a craftsman. His instruments no longer enjoy Luthier attention. His hands no longer participate in the guitar-making process. And how could a guitar made in a factory possibly be imbued with a soul? Obviously this practice is not wrong, each and every one of us has the right to choose how to manage our enterprises. In my case, I choose to work alone, making no more than eight instruments per year. I prefer to work on each and every process personally. This is the only way to truly know each detail and virtue, the only way to continue building while bearing every single peculiarity of every single piece of wood in mind. Working hard, but calmly in order to give my guitars the soul that they deserve.

    Serial made instruments may have correct sound, but sensitive musicians sense there’s something missing from them. Feeling the difference between handcrafted and factory made is something that only sensitive musicians can do. Factory guitars tend to have very powerful sound, and this is a commonly used trick when selling guitars to the less experienced. It is very easy to make a loud guitar, but it is truly difficult to make a sensitive one. A guitar is an intimate instrument, it is not as powerful as a piano, a violin or a trumpet; and the louder it is, the less harmonics it can reproduce. The tone variability of a guitar is defined by its capacity to reproduce the most harmonics. If a guitar has a wide range of harmonics, the guitarist will be able to modify the tone when playing, and this translates into more expression. These musicians are seeking something very special from inside the guitar. At the end of the day, what a musician needs is the best tool to help him express all his emotions. And I ask myself, how can a musician transmit all his emotion to the audience if the guitar he plays has no soul?

    And that’s why there is a new generation of guitar makers in Spain, that want to make just a few guitars per year, working unhurriedly, trying to do the best job possible, for the simple pleasure of doing a good job, because this is precisely what they believe in: guitars with soul.

    Elias Bonet Monné, Luthier

    Madrid, the 5th of December 2012



    西班牙语原文:El alma del Luthier

    Las manos son la herramienta más valiosa del Luthier. No sólo porque sirven para modelar trozos de madera para construir guitarras. Las manos son nuestra mejor herramienta para escuchar la madera.

    Cuando escojo los cortes para una nueva guitarra, hago muchas evaluaciones y pruebas a través de mis manos. Sostengo cada pieza para sentir su peso; la presiono para ver su rigidez, la acaricio para oír su voz con la yema de mis dedos; la golpeo para descubrir qué hay escondido dentro de sus vetas. En este sentido, para saber exactamente qué puede darme cada pieza de madera, es necesario poder trabajar con calma, tomando el tiempo que sea necesario para sentir cada uno de los granos de la tapa armónica, descubriendo la mejor manera de hacer un corte, o de atacar con una herramienta.

    El artesano disfruta haciendo un buen trabajo simplemente por el placer de hacerlo bien. Cuando el artesano no necesita el reconocimiento de los demás, se siente libre para trabajar con toda su alma, prestando atención a cada movimiento que hace, y ésta es la manera en la que será capaz de dar un corazón a todo cuanto haga. En cuanto se refiere a las guitarras, no hay nada peor que una guitarra sin alma. Y es imposible darle una si el artesano no trabaja con todo su amor en cada una de las piezas. Incluso en esas piezas que nadie verá, jamás, aunque él sabe que allí están.

    Pero no todos los constructores de guitarras piensan de esta manera. Los hay que prefieren anteponer los resultados económicos a la calidad del producto. Desde la Revolución Industrial hay algo presente en todos los negocios, y esto es: más producción con menores costos hace tu producto más competitivo, y entonces, cuanto más vendas, mejor serás. Esta presión en la producción borró toda particularidad que cada artesano tuviera, de modo que cada uno de ellos se convirtió en una mera herramienta, parte de una línea de producción, que producía objetos idénticos. Hay que tener en cuenta que un constructor de guitarras hace del orden de diez instrumentos al año, instrumentos del nivel más alto quiero decir. La manera de incrementar esta producción es la de incorporar más gente en tu taller, o encargar piezas pre-modeladas a otros talleres. E incluso encargar la total construcción de una guitarra a fábricas ajenas a tu taller. Entonces, cuando esto ocurre, se pierde el sentido de ser un artesano. Estos instrumentos ya no han tenido la atención del Luthier. Sus manos ya no toman parte en el proceso de construcción de la guitarra. ¿Cómo será posible darle un alma a estas guitarras hechas en una fábrica? Obviamente esto no es incorrecto, cada cuál puede y debe escoger cómo dirigir su empresa. En mi caso, trabajo solo, haciendo no más de ocho guitarras al año. Prefiero trabajar yo mismo en cada proceso. Esta es la única manera de saber cada detalle y virtud, y poder seguir adelante con la construcción teniendo en cuenta todas las peculiaridades de cada pieza de madera.

    Los instrumentos hechos en serie pueden sonar correctamente, pero hay músicos sensibles que llegan a sentir una carencia en esas guitarras. Sentir la diferencia entre las guitarras hechas a mano y las hechas en serie es algo que solamente los músicos más sensibles pueden hacer. Las guitarras de fábrica, suelen sonar muy potentes, y este es un truco muy común para lograr vender más guitarras a aquellos que no tienen suficiente experiencia. Es muy fácil hacer una guitarra potente, pero es realmente difícil hacer una guitarra sensible. Una guitarra es un instrumento íntimo, no es tan potente como un piano, un violín o una trompeta; y cuanto más potente es una guitarra, menos armónicos puede reproducir. La variación en el timbre de una guitarra viene definido por la capacidad de reproducir cuantos más armónicos mejor. Si una guitarra tiene un amplio espectro de armónicos, el guitarrista podrá modificar el timbre del instrumento cuando lo pulse, y eso significa mayor expresividad. Al fin y al cabo, el músico necesita la mejor herramienta para poder expresar toda la emotividad que hay en él. Y yo me pregunto ¿cómo puede un músico ofrecer toda su emotividad al público si la guitarra que toca no tiene alma? Estos músicos buscan algo muy especial dentro de la guitarra.

    Y es por esto que hay una nueva generación de Luthiers en España, que quieren hacer pocas guitarras al año, trabajando sin prisas, intentando hacerlo lo mejor posible, por el simple placer de hacerlo bien, porque esto es justo en lo que creen: Guitarras con alma.

     

    Elias Bonet Monné, Luthier

    En Madrid, a 5 de diciembre de 2012




    1
     您阅读这篇文章共花了: 
    二维码加载中...
    本文作者:Vind      文章标题: Luthier’s soul(英文&原文)
    本文地址:http://vind.cc/Guitars/27.html 百度未收录
    版权声明:若无注明,本文皆为“风之痕”原创,转载请保留文章出处。
      昵称   邮箱   主页
    返回顶部| 返回首页| 手机版本 Copyright © 2017 风之痕 Theme by 清萍剑客 页面加载耗时:0.316查询数据库:10
  • 文章:33 篇
  • 评论:0 条
  • 微语:2 条
  • 友链:4 个
  • 分类:4 个
  • 标签:78 个
  • 作者:1 人
  • 建站日期:2015-01-28
  • 稳定运行: